Nacho Arbués y Álvaro Valle nos hablan de la temporada del LBC Cocinas.com

Tras el descanso de estas semanas y una vez aclaradas las ideas os traemos el resumen del Nacho y Valle, entrenador y director deportivo respectivamente, de la segunda temporada del LBC Cocinas.com en Liga EBA.



Nacho Arbués, Entrenador LBC Cocinas.com.


No ha sido la temporada que esperábamos. Las expectativas eran muy altas al comienzo y la exigencia máxima. El objetivo era estar en la fase de ascenso y la responsabilidad nos ha pesado demasiado. No hemos sido capaces de sobreponernos a las dificultades y nos ha podido la presión en los momentos clave. Ha habido muchos partidos que se nos han escapado al final, por falta de confianza y exceso de responsabilidad.

No he sabido gestionar bien la situación y en lugar de trasmitir tranquilidad al grupo, le he trasladado un exceso de presión que ha bloqueado su mejora. Esto ha afectado directamente a los entrenamientos y por extensión a los partidos. Creo que bajamos los brazos demasiado pronto y vimos el objetivo muy lejos cuando aún teníamos posibilidades reales de alcanzarlo.

El partido en casa contra Baskonia fue uno de los puntos de inflexión, tras limpiar la mente en el parón navideño, preparamos con mucha ilusión ese partido y conseguimos una gran victoria. Pero en lugar de aumentar nuestra confianza volvió a aparecer un exceso de autopresión, que nos hizo deshacernos como un azucarillo ante cualquier dificultad. No cabe duda que como entrenador he sido el máximo responsable de esta situación al no saber equilibrar al grupo a nivel emocional.


Es verdad que ha sido un año muy difícil en cuanto a bajas y lesiones, pero no puede ser excusa, ya que en el día a día no hemos trabajado bien y lo que es peor no hemos conseguido cambiar el rumbo salvo al final.

Veníamos de una meritoria escalada hasta la liga EBA y de una primera temporada notable, pero debemos valorar el presente y no hemos estado a la altura de las circunstancias. No soy amigo de los calificativos como éxito o fracaso, ya que me parecen términos muy generales, carentes de matices y un poco resultadistas, pero en esta ocasión, debemos admitir que ni el trabajo ni los resultados han sido acordes al talento del equipo. Han estado por debajo de lo mínimo exigible.


Como entrenador ha sido una de mis peores temporadas en todos los niveles. A falta de tres jornadas, con la espada del descenso sobre la cabeza y la obligación de conseguir al menos una victoria, los jugadores dieron un paso adelante y realizaron un último mes espectacular. Trabajaron en los entrenamientos y dieron un salto de calidad a su juego. Sin duda demostraron de lo que pueden ser capaces.


Al final hay muchas cosas fuera del baloncesto que afectan al baloncesto y viceversa. Es momento de reflexionar y pensar en el futuro. Este último mes y medio nos hemos dado cuenta de muchas cosas, incluso hemos estado a tiempo de mejorar algunas, pero queda mucha reflexión y horas de tomar notas para ver qué es lo mejor para el equipo ahora.


Álvaro Valle, Director Deportivo.


La primera palabra que me viene a la cabeza es decepción. Habíamos puesto unas expectativas muy altas, quizá demasiado visto ahora con perspectiva, y no las hemos podido cumplir.

Es cierto que al equipo le han ocurrido cosas prácticamente cada semana que impedían mantener un buen nivel de entrenamientos y una continuidad adecuada para un equipo que pretende aspirar a estar arriba, pero esto suena a excusa, y nada más lejos de la realidad.

Cuando el equipo se ha sobrepuesto a estos problemas, ha demostrado que podía competir contra cualquiera (Clavijo, Baskonia… y el último mes de competición), pero no hemos sido capaces de mantener esa regularidad y eso, en una liga como la EBA, que además esta temporada ha subido el nivel, se paga.

Este año dábamos un paso más en el proyecto incorporando jugadores de fuera de Logroño al grupo y la verdad es que no hemos tenido mucha suerte en este aspecto. Demasiadas lesiones y falta de acoplamiento en algún caso concreto han hecho que este sea un tema a corregir de cara la temporada que viene.

No obstante, creo que con los escasos recursos con los que contamos, hicimos unas incorporaciones de bastante nivel que, a posteriori y por diversos motivos, no han salido todo lo bien que deberían.

A partir de ahora, toca limpiar la cabeza, resetear y aprender de los errores a todos los niveles: dirección deportiva, cuerpo técnico y jugadores.

Lo bueno del deporte es que siempre te da otra oportunidad y que nadie dude que la temporada que viene lo volveremos a intentar, dentro de nuestras posibilidades.

Creo que el tramo final de temporada le ha venido muy bien al equipo, tanto a los jugadores como al cuerpo técnico. Se han visto partidos de un nivel muy alto en Lobete, y hemos finalizado la temporada con unas sensaciones bastante positivas.

Ahora toca trabajar: renovaciones y fichajes. El periodo más interesante de la temporada para mí, y en el que hay que hacer verdaderos malabarismos para conseguir atraer jugadores de calidad. Aprovecho para agradecer a los patrocinadores que nos apoyan, son las base económica que nos permite tener baloncesto de alto nivel en el club.

La idea es volver a hacer un equipo competitivo con la base de los jugadores de Logroño, y conseguir que se repita en Lobete el gran ambiente que en muchos partidos ha habido, mejorando las prestaciones en la pista. No tengo duda que lo conseguiremos.

215 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo